La segunda guerra entre navegadores

Aunque el objetivo es el mismo (conseguir la mayor cota de usuarios) las tácticas de esta segunda guerra entre navegadores están siendo bien distintas.Breve repaso a la primera guerra de navegadores.

Durante la primera guerra utilizó Microsoft la táctica de poner al alcance de todos los usuarios un navegador que a la hora de mostrar las páginas se comportaba ligéramente diferente al navegador de la competencia, con la intención y la esperanza de conseguir que los desarrolladores se centraran únicamente en conseguir que las páginas se vieran bien en Internet Explorer.

La primera parte de su táctica, incrustar el navegador como parte inherente del sistema operativo, le costó unos cuantos juicios por monopolio y algunas multas millonarias. La segunda parte de su táctica le sirivó para conocer mejor el espíritu de los desarrolladores que no dejaron de lado a NetScape tratando que las páginas funcionaran correctamente en ambos navegadores.

Segunda guerra de navegadores, genesis.

A pesar de las contrariedades se puede afirmar que el plan les salió bien. El navegador de NetScape acabó en desuso, la empresa fue objeto de compras-ventas entre empresas durante las cuales perdió un poco la dirección de su negocio y actualmente es poco más que un pueblo fantasma.

Durante un breve lapso de tiempo imperó Internet Explorer. Aunque suene inverosimil, Apple distribuía el navegador de Microsfot en la primera versión de su sistema operativo OS X. Esto contribuyó a que Microsoft se recreara en su hegemoniá sin sacar una nueva versión durante 5 años durante los cuales comenzaron a popularizarse otros navegadores que surgían en esos momentos, o que habían pasado inadvertidos para los usuarios de Windows. Los usuarios de Apple dispusieron de Safari, los usuarios de Linux utilizaban Konqueror, también una empresa llamada Opera tenía su navegador, y en especial surgía un nuevo navegador llamado Firefox.

Firefox es una escisión del Netscape que desarrolla la fundación Mozilla a partir del momento en que Netscape libera el código de su navegador. Para ser precisos, la fiel continuación de ese navegador fue el navegador Mozilla, Firefox se hizo casi desde cero aprovechando las ideas y conocimientos adquiridos. La fundación entró en tratos con Google consiguiendo que este segundo colaborase en la popularización del navegador a cambio de ser el motor de búsqueda predeterminado. Esta alianza fue sin duda beneficiosa, pero Firefox merecía la popularidad por méritos propios, pues entre otras razones llegaba con la posibilidad de instalarle plugins (ampliaciones en sus funcionalidades) y pronto contaba con un gran catálogo donde abundan todo tipo de utilidades.

Mucho tiempo después, tras muchos rumores, Google sacó su propio navegador, llamado Chrome que tiene como principal ventaja la velocidad tanto a la hora de iniciarse como a la hora de procesar el código javascript de las páginas. También trae como innovación cierto aislamiento (a nivel de recursos) para cada página que estás visitando, lo cual tiene ventajas a la hora de seguridad y estabilidad.

La tarea de mostrar una web a partir de los ficheros recibidos (HTML, CSS, Javascript, Imágenes, etc.) y gestionar la interacción con esta es realmente complicada. La parte del navegador que se encarga de esta tarea se llama motor de renderizado y en algunos casos es compartida por algunos navegadores, que ofrecen como valor diferenciador el resto de sus características (interface, funcionalidades específicas, plugins, …).

Algunos de estos motores son:
· Trident, utilizado por Internet Explorer (propietario)
· Gecko, utilizado por Mozilla y Firefox (código abierto)
· Webkit, utilizado por Safari y Chrome (código abierto)

Esto supone que una página siempre se mostrará igual en Safari que en Chrome. También, del segundo punto, se entiende porqué dije que Firefox se hizo casi desde cero (pues comparte el motor de renderizado de Mozilla, que a su vez es la evolución de Netscape). Y paremos de liar más las cosas.

Segunda guerra de navegadores, tácticas.

· Seguridad: Ante los ataques más habituales de la red.

· Velocidad: La velocidad de la ejecución del código javascript es muy importante ahora que muchas páginas hacen un uso frecuente de Ajax (próximamente habrá un artículo titulado «¿Qué es Ajax?»).

· Plugins: Ofreciendo a los usuarios la posibilidad de ampliar las funcionalidades de su navegador mediante ‘subprogramas’ escritos por desarrolladores externos a la empresa del navegador que detectan y solucionan las necesidades de los usuarios.

volver arriba

Los comentarios están cerrados.