¿Puede una marca crearse «democráticamente»?

Una de las simulaciones de la nueva marca

Una de las simulaciones de la nueva marca

La construcción de una marca es un proceso complejo y costoso, y no siempre se alcanzan los objetivos deseados. La mente del consumidor está muy solicitada y no siempre se encuentra un resquicio para entrar en tan anhelada fortaleza.
Por otro lado, la llamada web 2.0 y las nuevas tendencias del marketing social y de guerrilla han descubierto el enorme poder de la movilización de masas: una fuerza de la naturaleza que puede ayudar a las empresas… o hundirlas en la miseria.
La agencia de comunicación LA DOMA ha querido poner a prueba la fuerza del público con un experimento de creación de una marca por medio de la participación. El proyecto se llama DEMOCREATED BRAND y pretende definir las características de la marca a través de una encuesta de los participantes -consumidores no profesionales de la comunicación-, y repartir posteriormente los beneficios que genere entre sus creadores.
¿Es esto posible? teóricamente sí, ya que lo más costoso de conseguir en el nacimiento de una marca, la notoriedad, puede verse favorecida por la implicación de los consumidores y el efecto mediático (publicity) de una iniciativa tan original. Sin embargo, los promotores de esta idea no deberían olvidar que la verdadera solidez de una marca se asienta en el comportamiento de la organización que hay detrás. El resultado del experimento podría ser una marca bien definida, apreciable, notoria y plena de promesas, pero si la gestión de la misma falla en responder satisfactoriamente a las promesas realizadas, este frankenstein del branding se volatilizará como una pompa de jabón, y todo el esfuerzo habrá sido en vano. Por el contrario, una buena gestión puede convertirla en la gallina de los huevos de oro. No es el primer caso de una marca creada artificialmente sobre la nada ¿recordáis el Cacao Maravillao?
Aunque a algunos profesionales de la comunicación les cueste de admitir, nuestro trabajo es fundamental para el éxito, pero no suficiente. Una buena marca se construye sobre una buena realidad, o al menos sobre la voluntad y el potencial de una buena realidad. Una buena marca promete y cumple, seduce y satisface.
Observaremos la evolución de DEMOCREATED y volveremos a comentarlo aquí.

Etiquetas: , , ,

volver arriba

Deja un comentario


Centro de preferencias de privacidad